domingo, 7 de junio de 2015

RESEÑA: EL MUNDO DE BEN LIGHTHART

"¿ Y mis ojos?
¿Dónde están mis ojos?".
Os pregunto, queridos lectores:
¿Cómo reaccionaríais si de pronto os levantáis en la camilla de un hospital, sin recordar nada de lo que os ha pasado  con una venda que os tapa los ojos y  de pronto veis a vuestros padres llorando desesperados y no sabéis el por qué de su pesar?
Por lo menos, si yo fuera esa persona, admito que me sentiría asustada e indefensa, sin saber que es lo que pasa a mi alrededor y con unas ganas incontrolables de saltar de esa camilla y de correr sin detenerme ni un segundo, hasta llegar a mi casa con mis padres y explicarles lo que me ha pasado para que me den una respuesta razonable.
Eso sería lo que haría, pero que no deseo que no me ocurra nunca ni que le ocurra a nadie que conozca ni que no.
¿Por qué os planteo esa situación?
Una pregunta sencilla, la verdad...
Fácil, esto que os cuento es lo mismo que le pasa al protagonista de esta novela que traigo hoy, seguida de 2 anteriores que podréis tal vez, haber leído el comentario en este blog.
No sé si habréis escuchado hablar del libro: El Mundo de Ben Lighthart, de Haap ter Haar, un escritor e historiador holandés, también autor de Boris, novela de 1966 que por cierto no he leído, pero que podría estar interesante según lo que he visto en la página de Wikipedia.
Centrándome en la trama del libro que hoy os presento, os digo que en realidad la leí a principios de enero, pero que la "rescatado" de las fichas de resúmenes de libros que tengo acumulados a lo largo del curso y se me ha ocurrido escogerla porque trata de un tema muy actual en nuestra sociedad.
Si os interesa, podéis leer la trama que ahora os escribo.

Ben Lighthart es un chico que después de sufrir un accidente cuando volvía del colegio a su casa, es llevado al hospital.
Allí, tiempo después, donde lo asalta una gran incertidumbre sobre que era lo que le pasaba, descubre con un profundo pesar que se ha quedado ciego y comienza a preguntarse cómo será su vida a partir de aquello, ya que no podría desarrollarla con cierta normalidad.
Ben pasa tiempo en el hospital y a lo largo de esos días en su estancia allí, descubre que la ceguera que padece hasta, por desgracia, el final de su vida, no se puede convertir en un gran problema, ya que uno de los jóvenes que conoce le quedan unos pocos días para seguir vivo.
Al volver a su casa, afortunadamente, Ben descubrirá que la vida no será tan complicada como el pensaba que se tornaría por su minusvalía, a pesar de que no sería muy fácil y tendrá que sufrir una serie de cambios en su manera de estudiar y en su rutina diaria del día a día.


OPINIÓN PERSONAL: Para mí, esta novela es un vivo reflejo de superación que en todo el mundo  afecta a millones de personas, que nacen ciegas o de pronto, pierden la visión para siempre.
Me ha parecido una historia muy bonita que nos enseña que todos somos iguales, tengamos las minusvalías que tengamos.
Además, nos enseña que para impedir que estas personas sufran debemos volcarnos con ellas y por tanto, ayudarlas en todo lo que podamos y poner nuestra fuerza de voluntad para que hasta el último resquicio de sufrimiento y dolor desaparezca en su interior y que se evapore, haciendo que nunca vuelva a aparecer en sus almas.
Todos debemos recordar que si queremos conseguir algo, no debemos rendirnos hasta alcanzarlo y que nos enfrentemos a lo desconocido. 
No debemos rendirnos.
Por estos y otros motivos, lo recomiendo.



5
¡BUEN LIBRO!...
PERO PODRÍA ESTAR MEJOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario